Seleccionar página

Hábitos de los Líderes de Clase Mundial

por | Blog

En este artículo vamos a hablar de los hábitos de los líderes de Clase Mundial. Vamos a descubrir cuáles son esos comportamientos que los hacen ser muy exitosos en su actividad profesional, ya sea que se desempeñen como gerentes o directores o como empresarios y dueños de negocios.

Los seres humanos somos criaturas de hábitos. El 95% de nuestros comportamientos son automáticos, los ejecutamos sin pensarlos y solamente un 5% son comportamientos que provienen del análisis y la elección consciente.

La mayoría de las personas que están luchando por alcanzar niveles más altos en la organización se enfocan en manejar el tiempo y esto es erróneo, debido a que el alto desempeño se obtiene de ejecutar la mayor cantidad de hábitos positivos gastando el mínimo de energía.

Un hábito se genera simplemente ejecutando una y otra vez un comportamiento hasta que se haga automático. A esto en Programación Neurolinguística le llamamos competencia inconsciente. Significa que llega un momento en el que ya no necesitas poner atención para arrancar un comportamiento, sino que éste se realiza de forma automática cuando tu cerebro lo ha practicado una y otra vez.

10 hábitos de los líderes de Clase Mundial

1. No existe un líder de clase mundial que no sea enérgico y vigoroso.

No puedes comunicar efectivamente sin involucrar tu LENGUAJE NO VERBAL. Los movimientos corporales acompañan y le dan mucha fuerza al lenguaje hablado. Practica mover tu cuerpo cuando vas a dar un mensaje. Toma consciencia de tu postura corporal, del movimiento de tus manos, de la forma en la que te paras o te sientas. Todo eso está proyectando si eres un buen líder o no. La falta de confianza personal, la duda o cualquier emoción negativa la perciben tus subordinados y eso le resta fuerza a tu liderazgo.

2. Un Líder de Clase Mundial se educa todo el tiempo.

Los líderes extraordinarios no piensan que ya lo saben todo. Al contrario, se consideran a sí mismos el activo más valioso de su vida y por eso invierten en sí mismos. Saben que se necesita una combinación habilidades suaves (inteligencia emocional, influencia, persuasión, empatía, etc.) y de destrezas técnicas (las habilidades específicas para desempeñar su labor) para tener un alto desempeño en el trabajo. Ellos destinan por lo menos 30 minutos de su día para leer, estudiar o entrenarse en temas necesarios para desempeñar su posición y separan días en su agenda para entrenarse de forma intensiva en cursos y seminarios.

3. Un buen líder pone atención a todas las áreas de su vida.

Los hábitos de los líderes de Clase Mundial no se limitan a sus actividades dentro de la oficina. Ellos saben que necesitan un perfecto balance entre su mente, cuerpo, emociones y espiritualidad y necesitan estar satisfechos con sus relaciones personales, sus finanzas y su desarrollo como personas para poder funcionar en el trabajo como un jugador de alto rendimiento.

4. Manejan adecuadamente sus emociones.

Las emociones son contagiosas y transparentes. Si estás enojado, triste, frustrado o apático no lo vas a poder ocultar. Si no te sientes bien es imposible guiar a la gente y conectarte con ella. No hay nada peor para los resultados que un equipo desmotivado, que sentirse a la deriva, sin un líder a quien seguir. Los hábitos de los líderes los ayudan a estar de buen humor no importa qué tantas presiones tengan en su ambiente externo.

5. Rituales de visualización.

Los Líderes de Clase Mundial son gente altamente espiritual. Esto no tiene que ver con practicar una religión. Más bien se relaciona con la capacidad de encontrar un propósito que los trasciende a ellos mismos. Visualizar lo que será el futuro maravilloso va a crear una visión apasionante y atractiva. No hay mejor alimento para el líder que motivarse para hacer cosas grandiosas junto con un grupo de personas que tienen la misma visión y que lo están siguiendo. Un líder piensa todos los días por qué hace lo que hace, qué lo motiva, qué lo mueve y se llena de entusiasmo por el futuro grandioso que está por venir.

[php function=1]

6. Enfoque con pequeños periodos de relajación.

Un líder sabe que las 24 horas del día no son iguales. Hay momentos en donde naturalmente su energía está en el punto máximo. Ellos se conocen y saben qué horas a lo largo del día pueden darles la máxima productividad. Practican la fórmula 90 x 15. Quiere decir que durante 90 minutos se enfocan en trabajar en cosas muy importantes, evitando cualquier tipo de distracción. En esos momentos se desconectan del teléfono, de los correos y de la gente, para meterse de lleno en las cosas importantes y no urgentes de su negocio. Después de este periodo de 90 minutos de inmersión total, toman un descanso de 15 minutos en donde hacen una pausa para relajarse, pensar en otra cosa, compartir con alguien, meditar o incluso tomar una pequeña siesta. Solo así pueden aumentar su productividad enfocándose en lo importante.

7. No eres una máquina, necesitas periodos de desconexión.

Los Líderes de Clase Mundial trabajan intensamente en lograr sus metas. Son gente muy inteligente que sabe que necesitan periodos largos (días o semanas) de desconexión total. Porque solamente desenchufándose de su ambiente laboral es como la CREATIVIDAD aparece. No es conveniente ni sano trabajar como una máquina sin descanso en búsqueda de los resultados. Se necesita de vez en cuando NO HACER NADA. Cuando estás en una posición de liderazgo, SIEMPRE HABRÁ COSAS IMPORTANTES QUÉ HACER, pero hay que desarrollar el músculo de la voluntad para aprender a poner límites y decir “NO” para no quemarte.

8. Buenos hábitos de alimentación e hidratación.

Muchos ejecutivos y dueños de negocio tienen malos hábitos de alimentación. Se enfocan tanto en sus resultados que descuidan su cuerpo. Esto definitivamente es un error porque el cuerpo no es sólo el vehículo de la mente, sino que de nuestra capacidad física depende todo nuestro trabajo. Los hábitos de los líderes de Clase Mundial son saludables. Organizan su logística de tal manera que puedan hacer sus tres comidas importantes y tomar pequeños snacks entre las comidas. Ponen atención en comer alimentos verdaderos repletos de nutrientes necesarios para elevar su energía de forma natural. Evitan alimentos procesados o llenos de azúcares o grasas que puedan restar su energía o enfermarlos. Porque la ENERGÍA lo es todo para hacer realidad las metas y los sueños.

9. Reconocimientos, halagos, cumplidos a su equipo de trabajo.

Un Líder de Clase Mundial tiene el hábito de reconocer cuando un miembro de su equipo hizo un buen trabajo. Sabe cómo retroalimentar cuando hay cosas que mejorar. También sabe darle todo el crédito de los buenos resultados a su equipo de colaboradores. Eso hace que la gente quiera operar con ellos y que se sientan comprometidos para enfrentar los retos.

10. Planeación estratégica el trabajo.

Los hábitos de los líderes en relación a la planeación son muy especiales. Ellos planean sus actividades la tarde o noche anterior y al día siguiente saben cómo empezar su día: con lo más importante en la mente. Ellos no hacen nada hasta no haber terminado la actividad más importante de su día, aquella que corresponde al 80/20 (principio de Paretto), es decir, el 20% de las actividades que les darán el 80% de su resultado.

Para conocer más de la filosofía y hábitos de los líderes de Clase Mundial te invitamos a que conozcas el Seminario de Liderazgo Personal, impartido por Agustín Bravo.

Dale click a la página oficial del evento para conocer más detalles:

==>Seminario de Liderazgo Personal<==